viernes, 24 de julio de 2015

Escalada en Ulassai. Cerdeña

"Arrampicata" es escalada en italiano.

Fue en el mes de junio y ese fin de semana solo me dediqué a observar. No toqué ni de cerca un mosquetón. Un cañón natural se abría después de una pequeña caminata a pie, apenas diez minutos, y una mínima trepada entre las rocas. Parecía diseñado especialmente para los amantes de la escalada.

Desde la firmeza del suelo es que disfruté del paisaje. 
No como Gianluca Piras, que se balanceaba descalzo con el taladro en una mano, la llave inglesa en la otra, la batería colgando a un lado, el martillo al otro, y los tornillos, arandelas
y anclajes en una bolsa junto al magnesio. Un experto que habrá abierto en Cerdeña más de la mitad de las vías en las últimas décadas y más en concreto por esta zona. Ulassai, es un paraíso para los escaladores y para cualquiera que aprecie la montaña. Hay un par de rutas de senderismo. Mientras daba un paseo me encontré con lo que llamo ¡los dueños de la montaña! Unos rostros ancestrales dignos de esculpir y definir más en la piedra. ¡El caso es que por ellos no ha pasado mano! Fantástico.

Luego unas semanas más tarde con mi amiga Alba  (el mismo día que estuvimos en Torimbia) nos acercamos a Picos de Europa y probé con su material. Me dió mucha confianza y tranquilidad aunque subí cuatro mosquetones. Son los puntos de seguridad donde ir pasando la cuerda para en caso de caer quedarse colgando y no llegar al suelo...Cuatro. Y creo que la estoy inflando ^-^. Sin lograr de cerrar la vía en cuanto me giré y ví Cabrales desde lo alto, me dió una ligera sensación de vértigo. Miedo a estar ahí arriba. Las vistas espectaculares, eso sí. Me decía Alba que lo bueno, es que no he decidido rotundamente no repetir, dice que poco a poco me enganchará...no sé yo, veremos...
  




 
© Gladys González Afán.Cerdeña, Italia 2015. Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada